PODEMOS CAE…

podemos caeee bbPodemos cae en las encuestas, sí.
Son las consecuencias de la Política de Vedetismo. Y lamento tener que decirlo; pero o se enfrenta ahora ese problema o Podemos tiene delante el mismo futuro que un globo de colores con un agujero: deshincharse más o menos rápidamente.

El único camino efectivo es la coalición, entre otros, con IU, un partido con experiencia y un pasado considerablemente limpio (al que nunca he pertencido). Sin Frente Popular y haciéndole la pelota a las clases medias (¿o mediocres?) y diluyendo día a día el discurso, aguando las ideas y rogando que los medios de comunicación capitalistas te den chance (chicos: eso era cuando el PP y los pastosos querían deshinchar el globo de IU que crecía y crecía con los helios de la crisis y os dejaron codearos con Inda y Maruenda) es lógico que los electores deserten los primeros: nada tiene que ofrecer quien acomoda sus ideas al papel cuché.

No, amigos míos, no es ese el camino.
Pablo y su grupo de política de ensayo deberían bajarse de la nube. Es hora de que la borrachera de los piropos de La Sexta (y demás cadenas tope money) dejen paso a la resaca y luego al sentido común: o se quiere salir de esta miseria con políticas de izquierda (+solidaridad+impuestos progresivos+nacionalización de la banca y las energéticas+educación+sanidad+invetigación y desarrollo+sociedad del conocimiento y menos patrioterismos y otras cutrerías…), o todo el futuro que le queda a Podemos es un efímero papel de comparsa del Psoe en la próxima legislatura.

Increíble nos hubiera parecido, hace sólo 3 meses, que desde Podemos se mirase con envidia a Ciudadanos (esperpento neoliberal de chic@s bien peinados). Y, sin embargo, es así: Ciudadanos crece, Podemos baja.

Y es que a los chicos del laboratorio podemita les ha faltadohumildad; sobre todo, humildad. Con los conocimientos que se les suponen como “politólogos” (palabrejo feo donde los haya) deberían haber estado atentos al momento en que los medios de comunicación que les encumbraron empezarían a dejarles caer: justo antes de las elecciones, justo antes del momento de la verdad. ¡Pero hombre, les están ganando la partida en su propio terreno! ¿Será que su laboratorio es mejor, con más medios y experiencia?

El resto, para los conservadores, ha sido fácil: los “lideres” de Podemos (sobre todo “el líder”), envanecidos por el súbito éxito, auto dinamitan cualquier proyecto de unidad y enmascaran el discurso reivindicativo: lo suyo es, ya, puro teatro. O se percibe así, que es lo mismo, aunque algunos todavía no lo quieran ver.

Puro teatro, señores.

Desde aquí, con la tranquilidad de espíritu de quien mira desde la barrera (lo reconozco) quero exhortar a quienes están hoy en la cúpula de Podemos y, sobre todo, a quienes estén cerca de ellos (pero no tan cerca como para que la espuma del champagne les haya subido hasta los ojos) a que reflexionen sobre la idea del un frente popular que se presente con las siglas de todos: Podemos&IU&movimientos ciudadanos. Sólo desde ese frente popular, organizado seriamente, sin deuda ninguna con los oligárquicos mass media (que nunca dan nada a cambio de nada, oigan), sólo desde ese Frente Popular, les digo, se puede ilusionar de nuevo a quienes empiezan a pensar que para seguir en el mismo Sistema mejor votar a los de siempre o a Ciudadanos, lógicamente.

Porque, en caso contrario, como mucho, los de Podemos llegarán a ser el bufón de la corte de Pedro Sánchez.
Y agradecidos por las migajas que caigan ocasionalmente de la mesa de los verdaderos invitados al festín del Poder, del verdadero poder.

Eso, con suerte.

Un saludo,
josep t.

EL MANIFIESTO FRACASO DEL PLEBISCITO.

NI ARGUMENTO NI RAZÓN

EL MANIFIESTO FRACASO DEL PLEBISCITO.
Puede sonar raro, pero quienes han ganado las elecciones en Catalunya, han perdido el plebiscito. Ya, me dirán unos, es que el número de votos a los partidos independentistas es superior al de los no independentistas; otros responderán que eso no es así de ninguna manera, sino que los votos independentistas son más que los contrarios a la independencia.
Y ambos tendrán razón.
Y ninguno la tendrá.
Por eso, lo que ha fracasado, obviamente, es el “plebiscito” como tal. En cuanto que plebiscito. No lo era en la forma y no lo ha sido en la práctica: no es posible contar los votos a una pregunta imaginaria que no era objeto de votación; es decir: no se cumplía el requisito mínimo de un plebiscito: que se trate de un único asunto concretado en una pregunta sobre el mismo.
Ejemplificando: los resultados los podemos contar con diferentes criterios, según sea nuestra opción política. A saber:
a) los hay que proclaman que los votos afectos a la independencia son minoría pues entre Junts y la Cup han sacado un 47%, “luego” los contrarios a la independencia, mantienen estos, son el 53 %, oséase la mayoría.
b) los habrá que afirmen lo contrario: que al 47% sacado por Junts+ cup, hay que añadir, cuanto menos, a muchos de los votantes de Catalunya sí que es pot -podemos+iv-, que manifiestan su apoyo al derecho a un referéndum para decidir la independencia, entre otras cosas porque muchos de ellos son independentistas (además de rojillos): así que si sumamos un porcentaje de esos de podemos que son indepes, más alguno del Psc que seguramente votaría por la independencia, “resulta” que los independentistas son mayoría aplastante.
c) ah, no, añadirá alguno: pero es que de los que votaron a Junts los hay que no creen que su voto sea realmente para la independencia, sino que su objetivo real es dotar de mayor poder a Mas para negociar con Madris mejores condiciones para la Catalunya autonómica; es decir, no son independentistas. De estos en Convergencia debe de haber un montón: han mandado en Catalunya durante años manifiestamente en contra de los independentistas. Así que no todo lo que reluce es indepe.
En definitiva, lo único que queda claro con todo este guirigay aritmético y de hipótesis sobre la atribución de intenciones a quienes han votado a partidos o coaliciones políticas -que no sobre una cuestión- es que esto no ha sido, ni en el fondo ni en la forma, un plebiscito. Los ciudadanos de Catalunya no han votado solamente sobre la independencia; muchos lo han hecho sobre otras cuestiones, incluidas las distintas opciones ideológicas. Incluso sobre el programa de los partidos que se presentaban. Una parte, como lo era la cuestión de la independencia. Porque uno supone -confieso no haberlo leído, si lo hay- que incluso Junts pel sí tenían un programa (económico, social, etc.)
No, no ha habido un plebiscito; y causan vergüenza los aspavientos de los políticos y sus obscenas auto atribuciones del voto y la voluntad de los ciudadanos. La política catalana y la española cada vez se parecen más a un gallinero, donde todos cacarean y gesticulan pretendiendo hacerse oír más que los demás; mientras, los argumentos y la razón agonizan.
Vergüenza y tristeza, sobre todo, si además eres ciudadano de Catalunya.
Ya sólo nos queda esperar que el show de las Elecciones Generales acalle este despropósito sepultándolo en otro mayor.
Entonces, sentiremos vergüenza y tristeza como ciudadanos de España.
(tanta como uno empieza a sentir como presunto ciudadano europeo, viendo cómo se trata a los refugiados y emigrantes aquí, sólo 60 años después de la IIGM)
un saludo
josep turu