CAUSAS Y NATURALEZA DE LA MAREA INDEPENDENTISTA.

El independentismo a vista de águila

El independentismo a vista de águila

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un buen amigo me envía un estupendo texto (*) que refleja la naturaleza de todo este súbito tinglado de la independencia, cuyos partidarios hasta hace 5 años no eran más que un pequeño partido tradicionalista, auto proclamado de izquierdas (¿?) y cuyos resultados electorales durante los 39 años que se ha podido votar en este país (España y Catalunya) sacaban resultados más bien escasos, cuando no risibles.
La causa de esta marea independentista hay que buscarla en dos y sólo dos causas: por una parte, la crisis económica y la desesperación y cabreo de muchos ciudadanos afectados por la misma; y, por otra, la enajenación de un presidente -votado en su día, por moderados no independentistas- que en una alucinada huida hacia delante, causada por el fracaso de sus políticas y del último adelanto electoral suicida, ha puesto todos los medios del estado en manos de aquella minoría tradicionalista (barretinera y sardanera, eso sí) de ERC.
No busquen ustedes en otro lugar las causas, ni en la historia (esa que cada cual, aquí y allá, inventa como mejor le viene) ni en agravios entre estados enfrentados (que no existen todavía). Yo veo a estos tipos de la barretina calada hasta la cejas hablando todo el día de esos agravios y prometiendo el cielo: ¡pero apenas les oigo hablar de la injusticia social, ni de la cada vez mayor separación entre ricos y pobres! Digo que será que entre ellos todavía están y mandan (pues son quienes más votos tienen) los de Mas, un representante de la burguesía catalana: aquella que apoyó a un dictador y su régimen durante 40 con la misma euforia que todas las burguesías oligárquicas de España. Ellos no ven un conflicto de justicia social -en España y en Catalunya- que afecta a seres humanos que carecen cada día más de medios para subsistir: porque, para ellos -tradicionalistas y ultranacionalistas- la victima de la situación actual no son seres humanos, sino la bandera y la patria (la suya, la que pretenden instaurar e inventar reclamando derechos medievales). Para ellos no hay hombres y mujeres, ancianos y niños: para ellos hay catalanes y españoles. Para ellos, por encima de todo, está la tribu y los supuestos “derechos” medievales perdidos. De una patria perdida, una arcadia, que sueñan gloriosa e imperial.
En fin, que mientras lo progresista es la defensa de los derechos de los ciudadanos, en tanto que seres humanos, lo retrógrado es el patrioterismo, el tradicionalismo. Ellos, los que quieren más patrias, más fronteras, más banderas e himnos, son los verdaderos conservadores de hoy en día. Por mucho que se quieran vender como lo contrario: el tradicionalismo a ultranza es y ha sido ultraconservador siempre y en todos los lugares. A mí sólo me queda esperar que el seny, la sensatez y el espíritu progresista y humanista se impongan el día 27. Aunque parece difícil que eso ocurra mientras la ola tradicionalista está en su cenit, como ahora. El 27 contaremos votos…. para saber quién gobernará la Generalitat los próximos 4 años. Luego, vendrán otras elecciones iguales que ésta, espero y si no hay un golpe de estado encubierto mientras tanto.
Pero, no sería la primera vez en la historia reciente que un partido tradicionalista encumbrado en unas elecciones parlamentarias aproveche su mayoría para cambiar las leyes y subvertir la democracia, acaparando el poder para su opción y marginando, cuando no reprimiendo, a las demás opciones políticas. Los partidos que así han actuado -seguro que se les ocurren a ustedes varios- lo han hecho siempre convencidos de que su ideología trasciende la mera democracia, de que representan -como decían los justificadores de la “democracia” orgánica que padecimos los españoles tras la guerra incivil- una “unidad de destino en lo universal”. Y es en esa supuesta “unidad de destino en lo universal” que los tradicionalistas fundan el espejismo de que serán reconocidos por todos los estados europeos y por la ONU por arte de magia, a pesar de proclamar un Estado de un día para el otro, como salen las setas. La negación de la evidencia forma parte de la naturaleza de los vendedores de humo: la pertenencia a la ONU y a la UE de un Estado Nuevo (eso que pretenden) es posible, que no segura, siempre tras un largo recorrido; en ocasiones, décadas. Entonces ¿por qué piensan nuestros barretineros catalanistas que, lo que les ha ocurrido a todos los demás, no les ocurrirá a ellos cuando declaren el Estado Independiente de Catalunya, su Itaca soñada? ¿De verdad lo piensan? Lo ignoro, pues ignoro que contiene su barretina. Ahora bien, lo que no ignoro es lo que sí dicen la mayor parte de las autoridades y representantes de los distintos poderes que hoy gobiernan el Mundo (tan mal, por cierto): por activa y por pasiva vienen avisando mayoritariamente de que el camino iniciado por estos de la sardana o es imposible, o será arduo, difícil y, sobre todo, largo.
Me pregunto cuántos catalanes están dispuestos a esa evidente travesía del desierto a la que los quieren llevar los mesiánicos independentistas.
Pues en el desierto la vida es muy, pero que muy dura y difícil.
Piensen en eso cuando vayan a votar el 27, por favor.
Fdo, Josep Turu i Rosell (uno que no está dispuesto a consentir que le den lecciones de catalanidad ni otros esencialismos)
(*, el texto

se puede leer en: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1665390370364679&set=p.1665390370364679&type=3&theater&notif_t=wall)

5 pensamientos en “CAUSAS Y NATURALEZA DE LA MAREA INDEPENDENTISTA.

  1. Tienes razón Joana, esto pinta mal: han despertado el peor aspecto emocional de las masas. Han señalado culpables de todos los males, encendido hogueras contra los disidentes mientras prometen el paraíso a los fieles. El nacionalismo tiene esas cosas de la irracionanidad más profunda (fecunda en el arte y la mística, pero siempre criminal en la política) Un saludo, amiga.

    Me gusta

  2. Gracias a ti, Imaculada. Me guía la preocupación que, como catalán que trabaja fuera de catalunya, siento por esa tierra chica (tan vanidosa ella… como todas). Y también me mueve la indignacion que me causa el cinismo demagógico de los lideres independentistas (su l ugar sería una tragicomedia de aquellas cutres de mediados del XX… )

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.